Tancaments Albert

Teléfono: 661 279 397

Teléfono: 661 279 397

Las ventanas de PVC se han convertido en una opción popular en la construcción y renovación de viviendas debido a sus numerosas ventajas, como la eficiencia energética, el aislamiento acústico, la durabilidad y el bajo mantenimiento. Sin embargo, para aprovechar al máximo estas ventajas, es fundamental que la instalación se realice de manera correcta.

 

En este artículo, te proporcionaremos información esencial sobre lo que debes saber sobre la instalación de ventanas de PVC:

 

Preparación previa a la instalación: Toma de medidas precisas: Es crucial medir con precisión las aberturas donde se instalarán las ventanas de PVC.

 

Cada ventana debe ajustarse perfectamente a su espacio correspondiente para garantizar un sellado hermético y un funcionamiento óptimo. Elección de la ventana adecuada: Ten en cuenta factores como el tamaño, el tipo de apertura (batiente, oscilante, etc.), el número de hojas, el color y el acabado.

También es importante elegir el nivel de aislamiento térmico y acústico adecuado para tus necesidades. Herramientas y materiales necesarios: Reúne las herramientas necesarias para la instalación, como taladro, nivel, martillo, destornilladores, escuadras, etc. También necesitarás materiales como espuma de poliuretano, sellador, clavijas y tornillos.

Mantenimiento y cuidado de las ventanas de PVC

 

Las ventanas de PVC son una excelente opción para el hogar gracias a su durabilidad, eficiencia energética y bajo mantenimiento. Sin embargo, para prolongar su vida útil y mantener su buen funcionamiento, es importante realizar un mantenimiento periódico.

 

Te compartimos algunos consejos para el cuidado y mantenimiento de tus ventanas de PVC:

Limpieza regular: Frecuencia: La frecuencia de limpieza dependerá del entorno en el que se encuentren las ventanas. En zonas con mayor contaminación, se recomienda limpiarlas cada tres meses.

En ambientes menos contaminados, dos veces al año puede ser suficiente.

Productos de limpieza: Utiliza un paño o bayeta suave junto con un producto de limpieza neutro diluido en agua tibia. Evita el uso de productos abrasivos, disolventes, acetona o alcohol, ya que pueden dañar la superficie del PVC. Secado: Seca cuidadosamente las ventanas con un paño suave después de limpiarlas para evitar la formación de manchas.

Mantenimiento de los marcos: Revisión de las juntas:

Comprueba periódicamente el estado de las juntas de goma que sellan las ventanas. Si están sucias o dañadas, reemplázalas por unas nuevas para garantizar un buen aislamiento.

Lubricación: Lubrica las partes metálicas móviles de las ventanas, como bisagras y cerraduras, con aceite de silicona o vaselina una vez al año para asegurar un funcionamiento suave.

Manchas: Elimina las manchas que puedan surgir en los marcos de PVC lo antes posible con un paño húmedo y un producto de limpieza adecuado.

 

Mantenimiento de los vidrios: Limpieza:

Limpia los vidrios con un limpiacristales común y un paño suave. Evita el uso de productos abrasivos o rasquetas, ya que podrían rayar el vidrio.

Secado: Seca los vidrios con un paño suave después de limpiarlos para evitar la formación de rayas.

Manchas: Elimina las manchas difíciles de los vidrios con vinagre blanco diluido en agua o con una solución de bicarbonato de sodio.

 

Consejos adicionales: Protección contra el sol:

Para evitar que los marcos de PVC se decoloren con la luz solar directa, puedes instalar toldos o persianas. Ventilación adecuada: Abre las ventanas con regularidad para permitir la circulación del aire y evitar la acumulación de humedad, que puede favorecer la aparición de moho. Inspección profesional: Se recomienda realizar una inspección profesional de las ventanas cada dos años para detectar y solucionar cualquier problema potencial.

×

Escríbenos por whatsapp!

×